Un par de buenos versos

Observé tu cara, acariciada por mi mano,

construyendo su firme recuerdo.

La última noche dormí pegado a tu boca,

esperando un beso reflejo.

Y ahora, yo, pobre tonto, qué puedo darte

como reflejo de mis recuerdos.

Pero a mi, pobre tonto, solo se me ocurren

un par de buenos versos.

architecture-3137022_1920

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s